7

UNOS CARAMELOS PARA LA TOS, Y UNA PASTILLA DEL DÍA DESPUÉS, POR FAVOR

[foto de la noticia]

Seguro que much@s habréis escuchado estos últimos días la medida anunciada el pasado lunes por el gobierno central, de vender la pastilla del día después en las farmacias sin límite de edad ni receta médica.
El tema ha levantado cierta polémica, ya que muchos que opinan que la píldora anticonceptiva de emergencia (PAE) es un medicamento, y como tal, "no está exento de riesgos", por lo que debe ser el médico quien valore si un paciente debe consumirlo.Otros tantos también se oponen ya que supone una "banalización" (progresiva transformación de algo exclusivo en algo intranscendente, común, popular, en definitiva, que ya no supone una distinción) del consumo de este fármaco, especialmente entre la población joven, que podría hacer utilizarlo sin valoración ni seguimiento de su seguridad, incluso llegando a tomarlo como un método anticonceptivo.

Por su parte, la presidenta de la Sociedad Española de Contracepción (SEC), Esther de la Viuda, mostró su satisfacción por la venta libre de la píldora poscoital anunciada por el Gobierno y pide que no se use como un anticonceptivo habitual sino como "una segunda oportunidad" para evitar la gestación de un embarazo no deseado en caso de que la primera protección falle. Aún así pide que se dé mucha más información sobre la píldora.

Os dejo un post sobre los ANTICONCEPTIVOS que escribí en su día.

Me gustaría saber vuestra postura ante esta nueva medida. Los pros y los contras que le veis. ¿Qué medida tomarías tú? Estás a favor o en contra. Espero vuestra opinión!
[separador_pev.jpg]

7 comentarios:

Aitor dijo...

Yo creo que tendrían que pensar un poco más las cosas, ya que hay mucho joven sin cabeza, que no les supone mucho esfuerzo comprar la pastilla en vez de ponerse un condón, y muchos podría tomárselo a la ligera.
Lo que haría yo es ponerla gratuita en los Centros de Salud, que es igual de accesible que la farmacia, y allí el médico informe a los jóvenes sobre los métodos anticonceptivos, aparte de poder detectar cualquier mal uso de la píldora. Creo que sería lo más inteligente, antes que soltar las pastillas sin ningún control ni información.

Jaione dijo...

Yo estoy kontigo aitor.....Eso de ir a la farmacia a por la pildora asi sin mas, komo el ke va a por aspirinas, no es normal, pero weno, aya ellos, logo = se arrepienten, komo acen kon muxas kosas, pero sin mas....ellos veran. Tambien es cierto ke el resto, debemos tener klaro ke no es un metodo antikonceptivo y pedirla solo si es necesario.

Tixx dijo...

Yo también opto por ponerla en los centros de salud. Si realmente la necesitas, no tendrás problema en ir y pedirla, después de que el médico se asegure de que la necesitas. Si la chica en cuestión sólo la quiere por ahorrarse el condón (no el dinero, si no la "molestia") seguro que se corta más y se lo piensa 2 veces antes de usar la píldora como anticonceptivo. No creo que sea una pastilla que puedas tomar cada vez que te apetezca... no es natural tener la regla cada semana!!!

Luna dijo...

Estoy en contra, me parece una verguenza esta medida. Yo siendo una mujer adulta para comprarme la píldora anticonceptiva tengo que pasar por médicos y hacerme pruebas, y como me vaya de vacaciones y se me olvide la receta no me la vende ninguna farmacia. Y sin embargo ahora, niñas inconscientes de incluso 13-14 años pueden adquirir la píldora del día después sin ningún tipo de control, ya no sólo paterno, ni siquiera médico. Espero que por lo menos las frene el precio, o que además de esta medida en los colegios se impartan clases de sexualidad. Ojalá que dentro de unos años no comiencen a aparecer efectos secundarios inesperados de la dichosa pastillita.

Anónimo dijo...

Pues yo estoy a favor, porque sinceramente, las chicas que la van a usar por comodidad, por no querer usar condón, son las mismas que ya lo hacían antes. Y además vale 20 euros, que yo creo que si lo piensan bien les compensa más el condón. La gente con cabeza va a seguir usándola si fallan otros métodos.

Por otra parte, también se ha tomado esta medida porque en ciertas comunidades autónomas conseguir la píldora del día después era toda una odisea, con viajes incluso a otras poblaciones, y con la consiguiente reducción de eficacia. Y en un país como España, eso no es justo ni normal.

Lo de darla en centro de salud... Estos centros cierran a una hora determinada y luego las consultas se derivan a urgencias. Y tener la surgencias para casos como éste es una verdadera gilipollez, porque están para cosas más importantes.

Ahora los médicos ya no podrán dar las charlitas que daban antes con la píldora, pero es que esas charlas nunca deberían haberse dado entonces, sino antes de que surgiera el porblema. Más educación sexual.

Aitor dijo...

Yo creo que la solución no es venderla tan libremente solo porque en algunos lugares es dificil de adquirir... lo que tendrían que hacer es corregir esa accesibilidad, y no dejar la pastilla totalmente suelta por todas las farmacias de España, para que los niñatos sepan que tienen una pastilla a mano por si quieren hacérselo con una niñata en los baños de un bar todo borrachos...
Lo que tienen que hacer es: mas información, más accesibilidad, pero sin perder el control de las pastillas.

Anónimo dijo...

Llevan años intentanto corregir esa falta de accesibilidad en algunos lugares y no lo han conseguido. Son muchísimas las quejas por este tema y al final se ha optado por una solución práctica.

Los niñatos sabrán que tienen a mano una pastillita... que vale 20 euracos. Yo creo que les compensa el condón.

Rápidamente se pone el grito en el cielo por la falta de control de estas pastillas y las consecuencias para la salud de las usuarias en el futuro, pero nos olvidamos de los miles de medicamentos que la gente se toma como y cuando le da la gana y que también repercuten en la salud, aunque no se sepa. Me preocupa más el uso que se da en España a antibióticos, antiinflamatorios y analgésicos por parte de millones de personas, que el que le van a dar 4 niñatas a la píldora del día después. Puestos a controlar, hay muchas cosas por vigilar.