6

El beso negro: qué es y cómo disfrutarlo

[besonegro.jpg]
El beso negro... también llamado anilingus o rimming. Seguramente una de las mejores formas de iniciarse en el placer anal, pero a su vez, una de las prácticas más embarazosas.
Por muy asimilado que tengamos el placer oral en nuestras relaciones sexuales, aún es tabú hablar del sexo oral en la zona anal... y es normal, porque ¿cómo le pedimos a nuestro chico o a nuestra chica que nos chupe el culo?

Hoy vamos a hablar sobre esta práctica tan poco practicada, tan oscura, tan tabú, tan... placentera!
Pero antes de nada, vamos a ver los resultados de la encuesta que propuse sobre el tema:

[beso_negro.jpg]

Aunque haya un 28% que se oponen a esta práctica oral, el resto disfruta con ella, o les gustaría hacerlo. Y un 8% de l@s que contestaron, no sabían qué era el beso negro hasta hoy.
Pero dejando la encuesta a un lado, nos vamos a meter de lleno en el tema, que aunque no lo parezca tiene su miga...

El beso negro no se limita a besar la zona anal, sino que incluye todo tipo de actividad oral en la zona, como chupar los alrededores, lamer el ano, incluso introducir la lengua y jugar hasta donde te llegue la imaginación. No hay límites, siempre y cuando ambos participantes estén dispuestos a hacerlo. Porque es un tema delicado, y si no se quiere, no se hace y punto.

En primer lugar, tenemos que tener en mente que no es una práctica que atraiga a tod@s, y aunque puede que después os vuelva loc@s, es muy difícil proponerla o lanzarse a la piscina. Así que vamos a ver algunos puntos clave para hacerlo, ya que como toda práctica relacionada con el mundo anal, requiere su preparación, en mayor o menor medida.


PREPARANDO LA ZONA
La higiene en esta práctica es absolutamente crucial. Ya que la estimulación va a ser externa, y no tenemos la lengua muy larga... no es necesario usar la ducha anal, aunque si te quedas más tranquil@, no lo dudes.
Aquí es donde entra nuestro marginado bidé. Sí, esa cosa que está en el baño... donde dejas la toalla... donde te cortas las uñas... eso blanco...
Lo que sí que es más que necesario es lavar la zona anal con un jabón antibacterias de los que venden en la farmacia. Incluso puedes meter la punta del dedo en el ano para asegurarte de que todo está limpio y reluciente.
- ¿Necesito depilarme?
Todo depende de ti, de si te vas a sentir más segur@ y tranquil@, y de tu pareja... Tienes toda la información sobre cómo depilarte esa zona AQUÍ. Sólo recuerda hacerlo uno o dos días antes para que no te quede irritación o escozor.

CÓMO LO HAGO
Esto es como todo. Se pueden dar algunos consejos generales... pero depende de la habilidad de la persona que lo hace y de los gustos de la persona que lo recibe.
Lo mejor es irse aproximando a la zona poco a poco, sutilmente y sin prisa. Disfrutando de cada caricia, y relajando todo el cuerpo. Un buen masaje en la espalda y en los glúteos, soplar un poco de aire sobre el ano, besitos, caricias... observa cómo reacciona tu pareja.
La lengua es tu mejor aliada en el beso negro, no sólo chupa y da lametones, sino que ayuda a lubricar la zona con saliva y también puede dar golpecitos juguetones. La zona anal es tan sensible como agradecida, y cualquier cosa que hagas con la lengua, lamer hacia arriba, hacia abajo, en círculos o meterla un poquito en el ano, va a hacer que tu pareja se retuerza de placer.
Puedes añadir extras, como lubricantes de sabores!

POSTURAS
Aquí, más que nunca, imaginación. Pero como sé que os gustan, os voy a poner algunas posturas bastante buenas, y aunque en ellas aparezca un chico haciéndoselo a una chica, valen para todo tipo de combinación! A ver qué os parecen...










RIESGOS Y ADVERTENCIAS

NUNCA pases de un beso negro a una felación o cunnilingus sin haberte lavado antes la boca. Podéis pasar inadvertidamente bacterias al pene o a la vagina, así que mucho ojo con dejarse llevar por el ardor del momento...
Si realizáis esta práctica con vuestra pareja habitual, si ambos estáis sanos y si mantenéis una higiene escrupulosa, los riesgos de tener problemas con el beso negro son escasos.
La mejor forma de protegerse de posibles infecciones es utilizando un cuadrante de látex o cubierta oral. También, y si tienes paciencia y tiempo, puedes recortar un condón con las tijeras, y hacértelos caseros... Para incrementar las sensaciones, es mejor poner un poco de lubricante en la zona anal de nuestra pareja antes de colocar el cuadrante de látex, así el placer que sentirá será mayor.


Personalmente, me parece una práctica muy íntima, a la vez que muy excitante. El ano tiene muchas terminaciones, y qué mejor aparato para estimularlo, que la lengua. Si se practica con cabeza, decisión, con seguridad y con ganas de pasárselo bien, seguro que descubres nuevas sensaciones que desconocías...
No te quedes sin saber de lo que hablo por no atreverte a probarlo!

¿Y tú qué opinas sobre el sexo oral-anal? ¿Lo has probado? ¿Te gusta? ¿Alguna recomendación o técnica?

6 comentarios:

Jaione dijo...

Muy interesante.......todos los dias se aprende algo nuevo....

Excelente AITOR!!!

Belén dijo...

...A mí como ya contesté en la encuesta, me encanta recibirlo, por poco habitual, me vuelve loca...
Cuando lo doy, aprovecho que le hago un felación, después le lamo los testículos, y después mientras le estimulo con la mano, le doy un beso negro... así si no es por el beso es por todo lo demás y se lo pasa pipa, y como nunca se ha quejado, pues me quedo contenta.
La verdad, esque mis amigas no lo practican, y si lo hacen les da pudor contarlo, como ya has apuntado... cómo se pide??

Anónimo dijo...

has visitado el blog de misskitty, como veo... si es que es una eminencia ;)

un saludo

Anónimo dijo...

es fantastico y claro el comentario...

Anónimo dijo...

En una relación sexual, yo empiezo por ahi (beso negro) y mi pareja se pone a mil...... y después el oral vaginal y de úñtimo la penetración y le doy a escoger si quiere vagina o si quiere anal.
Hay veces que quiere mas anal y yo no me hago de rogar asi que ella agarra un dildo y se lo pone a la vagina y yo por atras y terminamos como dioses, con unos orgamos largos......y placenteros.....

Nappos

Ernesto dijo...

Con mi esposa lo practicamos regularmente, casi siempre se lo hago yo a ella, dice que le relaja y yo puedo estar bastante tiempo haciéndolo pues me encanta su culito. Ella me lo ha hecho muy pocas beces pero me ha gustado muchísimo, lo recomiendo.