4

SEMANA SEXUAL

La monotonía es el peor enemigo del sexo, y cambiar un poco o probar cosas nuevas puede ayudar a superarlo y hacer que nuestra vida sexual vuelva a sus mejores momentos. Así que esta vez os voy a recomendar un cambio en vuestras sesiones de sexo, un cambio de posturas!
Puede parecer una chorrada, pero el simple hecho de ver estas posturas en pareja... imaginarlas... y llevarlas a la práctica, aunque no lleguen a salir como pensábamos, puede resultar una experiencia divertida, placentera y nos sacará de la rutina diaria.
Así que vamos a ver las 7 posturas que he elegido, algunas seguro que las has probado, pero me parecen originales y muy divertidas. Vamos al tema!


ESCALADA DEL DESEO
De pie y recto (¡al principio!) y con los pies bien sujetos al suelo, ¡él está esperando a que le saltes al cuello!
Ligera como la pluma, agárrate sobre los hombros y deja que te levante. Rodéale el cuerpo con tus piernas y tus pies sobre una cama, un sofá, una lavadora… Puede jugar como si fuera un montacargas contigo y subirte y bajarte cuándo y cómo le apetezca.

Las sensaciones son bastante inéditas. Tendrás la impresión de hacer acrobacias y de tener un ascensor que sube y baja ¡dentro de tu vagina! El movimiento es rápido y profundo a la vez, de arriba abajo aumenta el placer. No dudes en arquearte hacia atrás agarrándote a su cuello para que pueda penetrarte más en profundidad. Además, así le ofrecerás una vista preciosa de tu anatomía.



EL GRAN OCHO
Tumbada boca arriba, con las piernas dobladas y ligeramente entreabiertas. Puedes colocarte unos cojines bajo la pelvis para facilitar el acceso y permitir una penetración más profunda.
Se coloca en tracción sobre sus brazos y las manos a cada lado de tu cara. Coloca las manos en sus caderas y guíale para que dibuje 8 en tu interior.

Este ángulo permite que la penetración sea muy profunda. Pero es, sobre todo, el movimiento en forma de 8 que permite que sus genitales acaricien y exciten zonas y recovecos de tu intimidad que hasta ahora incluso hasta desconocías. Además, el hecho de que frote su pubis contra tu clítoris hará que alcances el séptimo cielo!



SEXO EN EL SOFÁ
Elige un sillón o un sofá con respaldo y que tu pareja se siente encima. Sus pies tienen que tocar el suelo obligatoriamente.
Siéntate encima de tu pareja mirándole a la cara. Eres tú la que va a llevar las riendas del asunto. Túmbate sobre las piernas de tu chico y apóyate sobre tus brazos para guardar el equilibrio. Abre y cierra los muslos para imponer el ritmo que más te guste.

¡Mujeres al poder! Eres tú la que decide el ritmo. Te ofreces a tu pareja sin pudor alguno, ¡una imagen que él jamás olvidará! Si tu chico está concentrado y se siente cómodo, puede sujetar tus piernas con una mano y acariciarte el clítoris con la otra. ¡Toda una explosión de placer!



EL ENCADENADO
Te subes a un mueble con algo de altura como un mostrador, la lavadora… siéntate en el borde y apóyate sobre los brazos.
De pie frente a ti, se deja aprisionar entre tus piernas y le rodeas con las piernas por la zona de la pelvis. Os miráis a los ojos, y él mueve la pelvis hacia delante y hacia tras mientras ella le dirige.

Resulta tan placentera por la dimensión psicológica: el placer se multiplica por la excitación de un achuchón fugaz y espontáneo, pero algo brusco a la vez, en un entorno poco habitual como la mesa de la cocina, el escritorio o la lavadora.



LA CARRETILLA
Utiliza tus recuerdos de infancia e imita la postura de la carretilla como cuando jugabas. Utiliza unos cojines para conseguir la altura adecuada.
De pie detrás de ti, te agarra de los tobillos y los sujeta firmemente. Dobla un poco las piernas para pegarlas a las tuyas.

Esta postura resulta tan excitante por efecto sorpresa! Desafiáis la ley de la gravedad y las prácticas habituales. Boca abajo, sentirás un agradable vértigo que estará acompaño de sensaciones fuertes por la penetración por atrás. Sin olvidar la vista que tiene tu chico de tu trasero!!



LAS TIJERAS
Tumbada de espaldas sobre una superficie alta: un escritorio, la mesa de la cocina… Coloca la pelvis en el borde de la mesa. Levanta las piernas formando un ángulo recto y deja que tu pareja trabaje…
De pie, frente a ella, agarra sus piernas y le sujeta de los tobillos. Los separa y le hace el amor mientras cruza tus piernas sin dejar de hacer el amor ni un solo instante.

Este movimiento de tijera te ofrece todo un abanico de sensaciones. Cuando tengas las piernas abiertas apreciarás una penetración profunda y cuando las tengas cerradas notarás cómo su pene queda encerrado dentro de ti, y para él, notará una agradable presión en todo el pene... Y si eres la chica, no te quedes de brazos cruzados y aprovecha para acariciar a tu pareja. Si llegas, ¡puedes acariciarle las nalgas!



LA DAMA
Se apoya sobre sus brazos, hacia atrás y sentado en posición sastre, y con los muslos lo suficientemente separados para que puedas actuar...
Súbete encima de tu pareja cara a cara y aprisiónale entre tus piernas. Comienza a moverte arriba y abajo, hacia la derecha y hacia la izquierda. Sube y baja. Tienes que encontrar el ritmo que mejor os vaya.

Esta postura puede ser muy excitante para ambos, ya que es la chica la que manda... Eres tú quien controla el ritmo y la profundidad del movimiento. Mirándole a los ojos, le desafías haciéndote resistir y viviendo un gran momento de complicidad entre movimientos sexys!



¿Qué te han parecido? ¿Habías probado ya alguna? ¿Cuál te gusta más?
A mí me gusta mucho la del encadenado (JUEVES), y cualquiera que sea encima de una altura... ya que ella está relajada y tumbada, y a mi me gusta eso de estar de pie...XD.

¡FELIZ SEMANA!

4 comentarios:

Tixx dijo...

Triki! Perfecto para pasar una buena semana de puente!!
Por cierto has dejau la pagina molto bonita, tas echo un artista del flash jeje

Aitor dijo...

Gracias Tixx!
jajajaj, me ha ayudado mucho el photoshop...jeje.
Las posturitas están bien e? Aunque alguna necesita un poco de práctica. Cual os gusta más?

Tixx dijo...

Jaj! A mi las tijeritasss!!

Aitor dijo...

ummmm, buena elección... la tengo que probar...XD